Querida Soledad:

Me encantaría ser actriz solo por vivir mil y una historias perfectas sin miedo a que se acaben. En la vida las historias no vuelven a empezar, pero en el cine todo va y viene una y otra vez.